· 

5 creencias de las personas que se obsesionan

Uno de los eventos psicológicos que causan mayor malestar son las obsesiones. Las obsesiones son pensamientos que aparecen sin aviso alguno, que causan una gran perturbación y malestar en las personas que las sufren. Tiende a ser una rumia infinita que parasita nuestro pensamiento y nuestras emociones, bloquea nuestra conducta y provoca un bucle pernicioso de miedo e ira, del cuál no es fácil salir. Las personas que se obsesionan sufren un desgaste emocional tremendo. 

Las creencias son formas de ver lo que sucede a nuestro alrededor, sirven para  filtrar o etiquetar lo que nos rodea y  deforman la información que recibimos del mundo en uno u otro sentido. Las personas que sufren obsesiones suelen sentirse identificadas con alguna o con varias de estas creencias, si no todas, que producen malestar por el mero hecho de notar que estamos teniendo esos pensamientos intrusos:

1. Si pienso eso será por algo: es un error pensar que todos nuestros pensamientos son importantes y que hay que hacer "algo" con ellos. Los pensamientos son hipótesis y solo los tenemos que hacer caso si nos ayudan a comportarnos según nuestros valores.

2. La culpa es mía: nuestro inconsciente funciona a base de repetir la programación que de una forma u otra hayamos recibido. Si nos centramos en evitar el miedo, el inconsciente cree que lo que uno quiere es tener pensamientos que provoquen miedo, paradójicamente. Cuanto más culpable te sientas por tener esos pensamientos peor te vas a sentir, y más los vas a tener, aunque en el fondo, con esta postura, seamos víctimas de esa programación.

3. Si no estoy seguro del todo mejor no hacer nada: hay personas que piensan que es mejor no actuar si no se está seguro del todo. Esta es la mejor forma de sembrar la duda,  y hará que empieces a dudar de tu capacidad o de tu memoria (aunque en realidad estar seguro del todo es la mejor forma de equivocarse).

4. Estoy en peligro a no ser que sea evidente la seguridad: la mayoría de las personas funcionan al revés, "mientras no sea evidente el peligro puedo estar tranquilo". 

5. La ansiedad es peligrosa: algunas personas piensan que la ansiedad es una señal de que algo malo o catastrófico va a ocurrir y hay que evitarla, lo que produce un efecto paradójico y hace que sintamos más ansiedad, al centrarnos en ella.

Estas son las creencias y actitudes que hacen que una obsesión aparezca y permanezca. Conviene tomar conciencia de ellas y modificarlas, para desactivar su poder y prevenir las consecuencias de pensar de ese modo, que son las obsesiones.

Los pensamientos son la leña que alimenta el fuego de la ira, un fuego que solo podrá extinguirse contemplando las cosas desde un punto de vista diferente. Daniel Goleman.

 Jesús Mendieta Martínez


Escribir comentario

Comentarios: 0