· 

5 Bloqueos psicológicos que te impiden decidir

En muchos sentidos podemos entender el devenir de la vida como un proceso de toma de decisiones en la que cada elección nos sitúa en un camino o en otro. En ocasiones aparecen bloqueos psicológicos que nos dificultan elegir, tomar una decisión, y si esos obstáculos no se superan conducirán a no decidir nada, que en el fondo es una decisión en si misma, que no posibilita que un problema se resuelva.

Estos bloqueos, por lo general, son inconcientes, operan juntos y se retroalimentan unos con otros, de forma que si desactivamos algunos, otros pueden perder su poder:

Los deberías: decirte que deberías decidir hacer algo es la mejor forma para no hacerlo. Genera  sentimiento de culpa y en poco tiempo estarás rumiando que mejor lo deberías decidir o hacer en un momento en que te encuentres mejor, más centrado o te apetezca más.

El perfeccionismo: consiste en creer que ante los problemas existe una solución perfecta, que abarque toda la problemática y que no conlleve sacrificios. Esta no es una opción realista, ya que cada solución conllevará sus pros y sus contras. 

Miedo al error: podemos temer equivocarnos si eso conlleva un autocastigo; si somos demasiado duros con los errores propios corremos el riesgo de dejar de tomar decisiones para evitar ese autodesprecio.

Exageración de la presión del tiempo: a veces, cuando pensamos que no tenemos tiempo nos sometemos a mucha presión y miedo, lo que puede llevar a bloquearnos. Liberarse de esa presión ejerce un efecto desestresante y liberador, y podemos usar el tiempo para un análisis del problema y una toma de decisiones lógica, pausada y con una mayor probabilidad de ser acertada.

Desesperanza, depresión y ansiedad: suelen aparecer juntas y es importante identificar cuál o cuáles pueden estar afectando a la toma de decisiones, ya que, independientemente de la causa por las que se originaron, representan una problemática de base más profunda que la propia toma de decisiones, que es importante trabajar.

Es importante detectar estos bloqueos y trabajarlos para liberarse de ellos y avanzar en la vida, ya que tomamos decisiones continuamente en nuestro día a día y en el fondo, no decidir también es tomar la decisión de no afrontar un problema y tal vez, de no avanzar como realmente queremos en nuestra vida.

Una vez superados estos bloqueos  podremos avanzar en nuestra toma de decisiones. Sirva el siguiente vídeo, realizado por unos estudiantes,  como ejemplo de cuál es el camino correcto a la hora de decidir, teniendo en cuenta que, llegado el caso, esa decisión puede ser paralizada por los bloqueos psicológicos antes descritos:

Jesús Mendieta Martínez

Hay circunstancias ineludibles. Conforman los momentos de las grandes decisiones, de las renuncias solemnes. Son los espacios de soledad, no hay posibilidad de más consultas o asesores o amigos. Tampoco excusas. Enrique Mariscal.

 


Para leer artículos del blog relacionados clica en la etiqueta que más te interese:

Escribir comentario

Comentarios: 0