7 maneras de asumir la responsabilidad emocional de nuestra vida

Entendemos "responsabilidad"  como la capacidad para responder con habilidad ante una determinada situación. Las personas responsables, por tanto, son las que tienen el talento o la suficiencia de actuar adecuadamente ante ciertos acontecimientos. Pero, ¿qué significa asumir la responsabilidad emocional de nuestra vida?... A veces, nuestras emociones dependen más de lo que opinen los demás de nosotros/as que de nuestra propia valoración... en este caso, hacemos a los otros/as no solo responsables de nuestras emociones, sino además culpables de nuestro sufrimiento; empezamos a depender emocionalmente, nos enojamos con ellos/as cuando lo pasamos mal y nos sentimos a su merced. Asumir la responsabilidad emocional de nuestra vida significa ser consciente de que mis emociones dependen de mi y de lo que pienso sobre las situaciones y sobre lo que hacen los demás, que realmente  la capacidad de controlar mis reacciones emocionales está en mi interior y la puedo desarrollar.

¿Qué puedo hacer para asumir la responsabilidad emocional de mi vida?:

  1.    No responsabilizar solo a los demás: no culpar a nadie por lo que es, hace, piensa, tiene o siente.  
  2.   No  culparme solo a mi mismo de lo que hago, pienso, tengo o siento.
  3.      Asumir el cambio personal: cuando notemos que las cosas que hacían los demás y que antes nos ofendían profundamente ya no tienen ese efecto en nosotros estaremos desvinculándonos de ellos/as  y del poder que tienen sobre nosotros/as.
  4.       Manejar las voces internas que nos presagian amenaza, destrucción o un desastre. Hay que estar atento/a porque muchas veces son pensamientos inconscientes.
  5.      Ser consciente que responsabilizar a los demás tiene algunos beneficios, como que los demás hagan cosas por nosotros/as, y eso puede dificultar el cambio.
  6.        Pensar en lo que queremos realmente de la vida e ir a por ello, sin esperar que nadie nos lo de.
  7.      Para cada persona, asumir la responsabilidad emocional de su vida puede tener algunos aspectos diferentes: asumir la infancia vivida, los errores, los fracasos, las dificultades para decir lo que realmente pensamos y queremos, etc.

En muchas ocasiones, cuando nos cuesta asumir la responsabilidad emocional de nuestra vida, vivimos el conflicto interno de culpar a los demás o de culparnos a nosotros/as. Es decir, sentir ira hacia los demás o si no, hacia uno/a mismo/a. El culpar a los demás nos hará sentirnos solos y desconectados del mundo y si nos culpamos a nosotros/as, nuestra autoestima lo sufrirá. La solución de este conflicto es cambiar la pregunta de ¿Quién tiene la culpa? por ¿Quién es responsable y de qué?... de esta forma no nos anclaremos en el pasado sino que nos dirigiremos hacia un futuro en el que los problemas sí se resuelven.

Ser maduro significa encarar, y no evadir, cada nueva crisis que viene. Fritz Künkel.

Jesús Mendieta Martínez


Escribir comentario

Comentarios: 0