¿Cuándo empezar una terapia?

 

¿Cuándo consideramos que nuestra vida es plena y feliz? Ésta es una pregunta difícil de contestar, puesto que existe un elemento indudablemente subjetivo.

 

 

Cada persona elabora una estructura de valores propia que actúa como brújula para moverse en la vida. Cuando sigue esos valores en las diferentes áreas vitales (bienestar psicológico, bienestar físico, área laboral, social, de pareja, espiritual, compromiso social, relación con su familia de origen...), es probable que se encuentre relativamente satisfecha, exceptuando situaciones vitales de crisis, como la pérdida inesperada (de un ser querido, de un trabajo, de una relación afectiva o un accidente). Pero incluso en esas situaciones, si es consecuente con sus valores, la adaptación a la nueva situación será valiosa y el esfuerzo habrá merecido la pena.

 

En cambio, cuando la persona no actúa según sus valores, se sentirá insatisfecha con ella misma, independientemente de la realidad que la rodee.

 

A veces, no somos conscientes de cuáles son esos valores. Si esto sucede, es probable que no sepamos cómo hemos llegado a ese punto y qué es lo que tenemos que aprender para solucionar lo que consideramos "el problema". Nos sentiremos perdidos y consideraremos que "estamos en crisis". Quizá entonces decidamos empezar una terapia.

 


Escribir comentario

Comentarios: 0