mié

09

oct

2013

Autoaceptación sana vs. patológica

Se considera que una autoaceptación sana es una señal de una autoestima fuerte y sólida. La capacidad para aceptar nuestros errores no tiene que ver con resignarse y no hacer nada por mejorar. Ahora bien, no es lo mismo hacer algo que no nos gusta o no queremos y, sentirnos culpables por esa conducta, que sentir vergüenza como ser humano por emitir esa misma conducta. Las consecuencias van a ser muy diferentes.

Existen tres diferencias importantes entre la autoaceptación sana y la patológica:

- En primer lu­gar, en la autoaceptación sana se acepta el hecho de que se tiene algunos defectos específicos, si bien rechaza la idea de que usted carece global y totalmente de cualidades. Supongamos que pien­sa: «Soy un ser humano deficiente». Este pensamiento negativo es condenatorio y poco humanita­rio. No deja espacio al crecimiento.

Si utiliza la paradoja de la aceptación, su pensamiento positivo podría ser el siguiente: «Soy un ser humano que tiene muchos defectos y muchas carencias. Lo acepto». Este pensamiento positivo es absolutamente honesto y coloca las cosas en una perspectiva más realista y humana. Está acep­tando muchos defectos puntuales, pero no un gran defecto único y global.

- La segunda diferencia consiste en que en la autoaceptación patológica usted considera que sus defectos son inaceptables y merecedores de repulsa. No existe esperanza, perdón o espacio para poder crecer. En la autoaceptación sana, por el contrario, reconoce que tiene muchos defectos pero rechaza considerarse un caso perdido y conserva el espíritu de respeto hacia su persona. Afirma que es normal tener defectos. Forma parte de la naturaleza humana. Puede enfrentarse, protestar y deprimirse, o aceptar su condición humana y alegrarse de ello.

- La tercera diferencia entre la autoaceptación sana e insana tiene que ver con el cambio. La autoaceptación sana conduce, a menudo, a un crecimiento personal. Las personas que se sienten des­preciables y han perdido toda esperanza, a menudo se abandonan del todo. Malgastan toda su ener­gía sintiéndose incompetentes y criticándose a sí mismos pero nunca se produce un cambio. Es como aquella persona crónicamente obesa que siempre hace dieta, ¡pero que nunca pierde peso! Por lo contrario, si acepta sus carencias sin merma de su autoestima, tendrá más energía y estará más motivado para cambiar.

A veces no es fácil cambiar ciertos hábitos aprendidos o copiados de otras personas; esto no quiere decir que no sea posible. Requiere un cambio de actitud y determinación  a la hora de comunicarse con uno mismo/a. Requiere tomar las riendas de nuestro pensamientos y no creer necesariamente lo primero que se nos pasa por la cabeza. 

No podemos cambiar nada hasta que lo aceptamos. La condena no libera, oprime. Carl G. Jung

Texto central adaptado de :

- Burns, D.D. Autoestima en 10 días. Ed.Paidós

Otros artículos relacionados en Nuestro Blog de Psicología:

- Evalúa tu autoestima.

- No te maltrates y quiérete (Fortalece tu autoestima).

- Esclavos del perfeccionismo

Jesús Mendieta Martínez


 

Contacto

 

Dirección:

c/ Clara del Rey nº 24

     Esc. 2 2ºA

     28002. Madrid

 

Teléfono:

657.07.96.82

657.07.96.81

 

Email:

info@gabinetedepsicologia-mm.com 

jmendieta@cop.es 

irenemolla@cop.es

 

 

 

 

NUESTRO BLOG

Boletín de noticias

Si quieres que te avisemos cuando publiquemos nuevos artículos, regístrate en nuestro boletín de noticias.